Este tamaño aún no está listo.

¿Cómo escalamos nuestro impacto para llegar a 100,000 familias en Guatemala, quienes cultivarán suficiente maíz nutritivo para mejorar la nutrición de todo el país?

Respuesta: ¡Necesitamos desarrollar semillas de mayor rendimiento con los mismos excelentes niveles de nutrición que nuestra semilla F3 actual! Es así como podemos proporcionar a los agricultores lo que es más importante para ellos: suficiente comida para alimentar a sus familias y suficientes ingresos para que sus hijos vayan a la escuela.

¿Cómo desarrollamos nuevas semillas? Semilla Nueva está desarrollando miles de nuevas semillas experimentales cada año y luego examinando la nutrición de cada una de ellas. Normalmente, esto costaría miles de dólares y tardaría meses en recibir resultados de laboratorios grandes y establecidos fuera del país. En cambio, lanzamos nuestro propio laboratorio con nuevas tecnologías de vanguardia a principios de este año.

La técnica de laboratorio de Semilla Nueva, Ana Márquez, utilizando la máquina HD-XRF.

En 2020, gracias al apoyo de nuestros generosos donantes y la asistencia técnica de una empresa de vanguardia con sede en los EE. UU., Z-Spec, Semilla Nueva compró equipos de primera línea, incluida una máquina y molino HD-XRF. También contrató un equipo de Investigación y Desarrollo, dirigido por el primer fitomejorador de cultivos con doctorado de la organización, el Dr. Fredy Longo.

Zewu Chen, presidente de Z-Spec e inventor de la máquina HD-XRF que compramos, explica: “El XRF monocromático proporciona pruebas muy rápidas para el bajo contenido elemental en una muestra. En este caso, detecta y cuantifica el contenido de zinc en una semilla de maíz en menos de un minuto, lo que ayudará en gran medida a Semilla Nueva a seleccionar semillas de maíz ricas en zinc para cultivar maíz rico en zinc. «

Zewu Chen, Ph.D, inventó el analizador JP500 X-Ray Fluorescent (XRF) en 2001.

Nuestro pequeño pero poderoso equipo de Investigación y Desarrollo nunca había usado este HD-XRF ni un molino antes, lo que hizo su primera orden del día aprender a operar el equipo y establecer un protocolo para el laboratorio. El Dr. Longo está orgulloso de su equipo y de los avances que han logrado en tan solo unos meses. «Este protocolo es fundamental para que el laboratorio funcione de manera eficiente y eficaz», explica Longo, «y estamos seguros de que sentará las bases para el éxito sostenido de Semilla Nueva».

Desde que se incorporó al equipo en mayo, Ana Márquez, técnica del laboratorio de Semilla Nueva, ha adaptado rápidamente la exigencia de esta misión. Ella muele de 80 a 100 muestras al día, tres días a la semana, para un total de casi 300 muestras a la semana. Los otros dos días de la semana se dedican a realizar lecturas de XRF y a revisar análisis. Longo asegura que no pasará mucho tiempo antes de que el equipo esté analizando 400 por semana.

El segundo fruto más importante del trabajo del equipo de Investigación y Desarrollo es el nivel de precisión que han logrado a través de las pruebas. Determinaron que el HD-XRF de Semilla Nueva es estadísticamente comparable al estándar de oro de precisión (ICP). “Cuando enviamos un conjunto de muestras de granos de maíz al Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y analizamos una copia del mismo conjunto de muestras nosotros mismos, encontramos que nuestros resultados de zinc tienen una correlación del 96% con los datos del ICP del CIMMYT, lo que significa que nuestros datos son muy fiables”, explica Longo.

Cada año evaluamos híbridos, pero este año nuestro HD-XRF puede evaluarlos por nosotros, ahorrándonos mucho tiempo y dinero. Tenemos 300 híbridos en nuestro portafolio y el HD-XRF puede ayudarnos a identificar cuáles usar y cuáles no, ¡sin tener que salir de Guatemala! De hecho, el equipo ya está probando un híbrido en el campo que supera los niveles de zinc de nuestra semilla híbrida actual. “Estamos en el camino correcto para entregar materiales de alta calidad al equipo de ventas en un futuro cercano”, afirma Longo.

A este ritmo, podremos verificar los niveles nutricionales a escala y sentar las bases de esfuerzos a largo plazo para desarrollar mejores semillas que contribuirán a reducir las deficiencias nutricionales en todo el país de Guatemala. “Quizás lo que más me alegra y me enorgullece es que con mucho menos hacemos mucho más”, reflexiona Longo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.