Este tamaño aún no está listo.

Conoce a Nelson, el técnico de campo de Semilla Nueva en Petén.

Nelson (frente a la derecha) visita a un agroservicio en Chisec, Alta Verapaz.

Nelson, como muchos agricultores de Guatemala, cultiva maíz desde que tiene memoria. Ahora aplica más de 20 años de experiencia en el campo para ayudar a otros agricultores a cultivar el maíz nutritivo de Semilla Nueva. Nelson ha sido un miembro valioso de nuestro equipo desde el lanzamiento de la semilla Fortaleza F3 en 2017, primero ayudando en el estudio de mercado de Petén y luego sembrando las primeras parcelas experimentales en el departamento.

Ahora, cuatro años después, Nelson y otros seis técnicos de campo, situados en diferentes departamentos de Guatemala, son el rostro de Semilla Nueva, apoyando directamente a los pequeños agricultores. En un día cualquiera, puedes encontrar a Nelson atendiendo una parcela demostrativa o experimental, capacitando a los agricultores en técnicas agrícolas mejoradas o visitando a los distribuidores agrícolas. La jornada laboral de Nelson a menudo comienza a las 4:30 AM a 5AM contemplando las largas distancias de viaje de un agricultor a otro y de un agroservicio a otro.

Petén es el departamento más grande y de Guatemala, hogar de exuberantes selvas tropicales y sorprendentes ruinas mayas, pero también uno de los departamentos más afectados por los huracanes Eta e Iota en 2020. Casi un tercio (32%) de los hogares tiene un miembro de la familia que ha cruzado la frontera en busca de una vida mejor.

El hogar de Ricardo y Daring después de la cosecha de maíz en Roto Viejo, Petén.

En comunidades de Petén como Mario Méndez y Roto Viejo, separadas de México solo por un río, el maíz es el medio básico de subsistencia. Cuando los huracanes Eta e Iota azotaron en noviembre del año pasado, desbordaron el río e inundaron los campos de los agricultores, las cosechas de maíz fueron destruidas y muchas familias de agricultores incurrieron en deudas. Para empeorar las cosas, las restricciones de COVID-19 ya habían dejado a muchos agricultores sin una fuente secundaria de ingresos para atenuar el impacto de sus cosechas perdidas. Los agricultores que tuvieron la suerte de recuperar sus cosechas, desafortunadamente, se vieron obligados a vender su maíz por la mitad del valor normal de mercado.

Los agricultores se apresuran a recuperar las cosechas después de que los campos se inundaron por el huracán.

Ahora, ocho meses después, los peteneros todavía se están recuperando de las secuelas económicas combinadas de los huracanes y la pandemia. Nelson trabaja incansablemente todos los días para ayudar a aliviar esta carga económica para los agricultores.

Los agricultores de Mario Méndez, como Don Byron, sembraon maíz extra este año con la esperanza de compensar las pérdidas económicas incurridas durante 2020. Cuando se le preguntó por primera vez por qué compró nuestra semilla Fortaleza F3, en broma le dio crédito a la «buena casaca» de Nelson, o su encanto. Luego agregó, “Fortaleza es muy buen maíz y es asequible. A mi esposa le encantan las tortillas F3 «. Nelson y Don Byron se remontan a tiempo atrás: en 2018, Nelson trabajó junto a Don Byron para sembrar una parcela experimental F3 en sus campos. A partir de ese momento, siempre compra una bolsa de F3, hasta este año, cuando compró algunas bolsas más, suficientes para llenar ¾ de su tierra con maíz nutritivo. “Espero compensar lo del año pasado y lo que perdí durante la pandemia”, explica Don Byron.

Don Francisco posa en su parcela de maíz nutritivo, F3.

Más al sur, a lo largo del mismo río que bordea los campos de Don Byron, en la comunidad de Roto Viejo, Don Francisco sembró nuestra semilla Fortaleza F3 al final de un largo camino de tierra por segunda vez este año. Al igual que Don Byron, participó en las primeras etapas de las ventas comerciales de Semilla Nueva, trabajando con Nelson para albergar paquetes experimentales y de demostración desde 2018. Ha sido un cliente leal desde entonces. Él también perdió su cosecha el año pasado cuando el nivel del agua alcanzó la la ventana de su cocina.

Un día, después de visitar a Don Francisco, Nelson se dirigía a casa, por el mismo camino largo de tierra, cuando reconoció el maíz al costado del camino y detuvo su auto para encontrarse con los recién casados ​​Daring y Ricardo. Ricardo compró nuestra semilla Fortaleza F3 por primera vez el año pasado en su agroservicio local y sembró una hectárea y media en diciembre. Desde entonces, Nelson le dio a Ricardo consejos e instrucciones para mejorar el rendimiento de su maíz nutritivo.

Después de los huracanes, la región experimentó pocas lluvias. “El clima ha cambiado para peor, pero F3 resiste”, dice Ricardo. Recolectaron 80 bolsas de maíz y vendieron todo menos la bolsa de la foto. Cuando se le preguntó cuánto tiempo esto alimentaría a la pareja recién casada de nueve meses, Daring se rió, «durante mucho tiempo». “Al menos hasta fin de año”, agregó Ricardo.

Muchos agricultores como Byron, Francisco y Ricardo han optado por nuestra semilla Fortaleza F3 porque es asequible, más resistente a las sequías, tiene buenos rendimientos y hace deliciosas tortillas. Y con el mérito del arduo trabajo y el compromiso de Nelson, se mantienen a flote, en este lado del río, después de dos huracanes y una pandemia.

Ricardo (izquierda) y Daring (derecha) posan alado de su reserva de maíz nutritivo para más de un año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.