Este tamaño aún no está listo.

Techo y Semilla Nueva confirman alianza para llevar semilla de maíz nutritiva a comunidades vulnerables

Techo y Semilla Nueva han unido fuerzas para beneficiar alrededor de 200 familias en cuatro diferentes comunidades del país. Esta alianza surge por la necesidad de resolver problemas entrelazados y latentes en las diferentes zonas priorizadas. En las comunidades: El Durazno, Amatitlán, Pie del Cerro, Palencia, Llanos del Pinal, Quetzaltenango y Los Encuentros, Coatepeque se encuentra un grupo de familias agricultoras en situación de pobreza. La comunidad El Durazno en Amatitlán por ejemplo, se enfrenta a un limitado acceso a agua para el hogar y dependen de las lluvias para la siembra de su maíz. 

 Techo es principalmente conocido por su labor de construir casas para las familias. Y entre otros programas, están impulsando una iniciativa que promueve el acceso al agua potable con  sistemas de filtración como los Ecofiltros y captadores de agua de lluvia. Al conocer que las familias en su mayor parte se dedican a la agricultura, en alianza con Semilla Nueva se introdujo el plan para la donación de semillas nutritivas de maíz. Las familias en general cuentan con menos de una manzana de tierra para su siembra para abastecer su reserva de maíz para todo el año. Con esto se ha logrado proveerles diferentes herramientas a las familias de las cuatro comunidades para que tengan la posibilidad de girar su realidad hacia una más próspera y autosuficiente.

Este programa se suma a los programas de donación de Semilla Nueva a familias que normalmente no tienen acceso económico a semillas mejoradas. Estas semillas en especial, contienen altos niveles de zinc, hierro y calidad proteica que puede proveer los nutrientes necesarios para el desarrollo saludable de las familias sin necesidad de cambiar su dieta tradicional. Se espera ver cosecha en aproximadamente cinco meses. 

El proyecto de 2021 de Techo y Semilla Nueva representa un proyecto de emergencia para la situación del COVID-19. Para el largo plazo, se necesitan programas que hagan estas semillas más accesibles a todos los agricultores en situación de pobreza que normalmente no cuentan con los recursos para comprar su semilla de mayor rendimiento cada año.

Por: Javier Ponce

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.